Gabriela Bonita Sánchez; poblana, profesionista, mamá y boxeadora

11 marzo, 2020

Foto: Televisa PueblaCompartir Foto: Televisa Puebla

La pugilista además está por terminar la licenciatura en diseño gráfico

Puebla, México

¿Alguien dijo Sexo débil? Al menos para Gabriela ‘Bonita’ Sánchez esa frase es solo un mito, una falacia mal inculcada en nuestra cultura, pues eso de ‘sexo débil’ no aplica para ella, ni para las mujeres con las que ha convivido.

Ser deportista profesional es ya de por sí complicado, es una gran exigencia para cualquier persona; ser deportista, madre de familia, estudiante, empresaria y además boxeadora, hace aún más difícil el ‘forjar’ una carrera exitosa dentro de cualquier disciplina, algo que sabe a la perfección la llamada ‘Bonita’ en el mundo del boxeo.

“Sí es complicado el ser mamá, estudiante y además dedicarte al boxeo profesional, pero es algo que, si te gusta, que, si lo buscas con mucho ahínco, se puede. Disfruto cada momento en la casa con mi pequeño, cuando es hora de ir a la Universidad, también lo hago con gusto, porque se trata a mi derecho a buscar la felicidad, de buscar lo que me haga progresar, por eso cuando me toca ir a entrenar para una pelea lo disfruto al máximo y así con cada cosa que llevamos a cabo, el demostrarte que se pueden hacer muchas cosas con disciplina, esfuerzo y, sobre todo, pasión por lo que llevas a cabo.”

Gaby como muchas mujeres en México, ha sufrido discriminación por motivos de género, pero eso más allá de truncar sus sueños, la han hecho madurar y valorar las cosas que tiene, así como el no rendirse ante las adversidades que le presenta la vida en día a día

“Yo empecé a entrenar boxeo porque me molestaban en la escuela, así que aprendí a cuidarme sola y el boxeo me dio bases, me dio confianza, me dio seguridad y después llegaron las oportunidades de pelear profesionalmente. Recuerdo que el gimnasio muchos señores se burlaban de mí, me decían que me iban a lastimar la nariz, que no era lugar para mujeres, pero con el tiempo les he demostrado que, como mujer, tengo mucho por dar, por alcanzar y he demostrado mi calidad abajo y arriba del cuadrilátero.”

Múltiples tareas, muchas metas, sueños y anhelos que la llevan todos los días a tirar su mejor gancho contra la discriminación, un ‘un dos’ a la adversidad, porque para Gaby, la campana aún no ha sonado y el noquear las barreras que se le presentan es viable, gracias a la fuerza y maravilla de ser mujer, con lo cual finalizó

“Sé que puedo logar lo que sea, es lo que tenemos las mujeres, que alcanzamos todo lo que nos proponemos, en lo particular, mi hijo es mi gran fuerza, mi familia y todos aquellos que creen en mí para alcanzar mis sueños.

Jorge Luis Hernández