Exploran territorio sensible al agua en el sur de Quintana Roo.

26 julio, 2019

Compartir

Chetumal, Quintana Roo. – Mucho se ha hablado sobre reconocer y evitar errores que  llevan a la contaminación del mar y el agua (lagunas, acuífero, cenotes), así como a la fragmentación de la naturaleza de la que dependemos los seres vivos (humanos y no humanos). El gobierno de Quintana Roo ha generado acciones para avanzar de forma conjunta para reconocer la vocación natural del sur de la entidad.

Dicha vocación se propone desde la perspectiva del agua como base de la vida, la economía turística y productiva. Acorde a la Ley Ambiental de México la vocación de un territorio depende de “las actividades que un ecosistema puede soportar para seguir dando lo necesario para la vida”, en ese sentido el Colegio de la Frontera Sur determinó que esto significa dos cosas para las acciones socio políticas: “se debe permitir el flujo del agua a través del suelo hasta el acuífero” y “evitar contaminarla”.

“De esta manera se pueden resguardar los cuerpos de agua y los ríos subterráneos e integrar a las comunidades a la economía turística sin dañar otras producciones como la apicultura”. Informó al respecto Silvana Ibarra maestrante del ECOSUR y coordinadora de Geo A.C. (Geomática, educación cooperativa y ordenamiento ambiental).

A partir de ello la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano Sustentable (SEDETUS) y Geo, con ingenieros del Instituto Tecnológico de Chetumal y productores locales, han estudiado la forma de crear ciudades verdes y campos sanos.

Ciudades captadoras de agua, con infraestructura en espacios públicos que permitan la recarga al acuífero, espacios de arbolado y suelo natural, donde se pueden realizar diseños a base de permacultura, casas en pilotes, semilleros nativos, parques etc.; además, se explorar formas de producción en el campo que disminuyan contaminación y generen economía circular.

El secretario de ecología y medio ambiente estatal, Alfredo Arellano Guillermo dijo: “Si bien ha sido un proceso muy complejo el ordenamiento del territorio, con la reciente reforma a la ley de asentamientos, en la SEDETUS y SEMA estamos trabajando en conjunto para integrar ambos sistemas, hemos avanzado en el conocimiento de ello”.

Agregó: “La intención es evolucionar dando soluciones hacia el desarrollo sostenible con una visión integral del territorio, su gente, las comunidades y los demás seres, pues dependemos de la naturaleza para nuestra vida y economía”

IARL