ESTUDIANTE CON CLASES VIRTUALES

20 abril, 2020

Compartir

Tamaulipas, México

Estudiantes de medicina en Matamoros comparten su sentir después de semanas tomando clases virtuales debido a la contingencia de salud que vivimos. Aseguran no es fácil, pero reafirman su compromiso para en un futuro ser ellos quienes den la cara a futuras emergencias sanitarias.

Una gran cantidad de niños y jóvenes estudiantes, continúan con sus clases de manera virtual durante la cuarentena.

Y uno de los grupos que actualmente trata de adaptarse a esta modalidad es el de los alumnos del último grado de la Facultad de Medicina de la UAT en Matamoros.

Alrededor de cien chicos toman clases por medio de video conferencias. Envían exposiciones vía correo electrónico y aplican sus exámenes a través de video llamadas.

Comparten no ha sido sencillo, pero reconocen que es un esfuerzo necesario.

“Debido a la contingencia que se ha visto a nivel mundial, nuestra universidad ha decido clases no presenciales, sino por clases a través de plataformas digitales, y aunque pareciera esto ser un medio más para realizar nuestras actividades desde la comodidad de nuestras casas, la responsabilidad sigue siendo la misma”, señala Julio Castillo, estudiante de medicina.

“Puedo asegurar que el desgaste es aún mayor que estar en un salón de clases, tenemos la misma responsabilidad, tenemos un horario de clases que seguir, así como tareas y exámenes por realizar por medios virtuales. Y estas últimas semanas habíamos estado visitando hospitales para poner en práctica lo que habíamos visto en teoría en toda la carrera”, comparte Diana Lerma, estudiante de medicina.

“Es importante buscar una forma de terminar el ciclo escolar, sin embargo, es muy complicado para el alumno mexicano por la cultura que se vive diariamente en nuestro país, cambiar tan radicalmente el sistema educativo a uno virtual, el sistema educativo presencial al que todos estamos acostumbrados desde el kínder y la primaria, hace mucho más fácil el aprendizaje, creando un vínculo entre maestro y alumno”, comparte Ismael Mata, estudiante de medicina.

En esta ocasión sólo son espectadores de la gran labor que desempeñan sus futuros colegas médicos que exponen sus propias vidas.

Pero están conscientes que en próximas emergencias serán ellos quienes las enfrenten.