¿Este Puebla de dónde salió?

13 marzo, 2021

Foto: Club PueblaCompartir Foto: Club Puebla

Puebla, México

¿Qué le pasó al Puebla?

La Jornada 11 del fútbol mexicano nos enseñó a un Puebla totalmente desconocido. Parecía otro equipo. Regresamos en el tiempo. Parecía que estábamos viendo a los camoteros del periodo anterior. Faltos de ideas al frente y sin generar peligro.

Qué le pasó al Puebla. Ante Atlas olvidaron todo lo que saben hacer. Mágicamente Omar Fernández olvido cómo encontrar espacios y acarrear el balón a zona de ataque. Salas no supo cómo quitarle la pelota en el medio a los rojinegros y en general, no pudieron generar peligro. Ormeño no pesó y Araújo fue ineficiente para abrir la defensiva del cuadro visitante.

Es difícil entender por qué un equipo cambia tanto. No se puede olvidar todo en un par de días, pero Puebla lo hizo. En un juego crucial para Atlas, en su lucha por no pagar los millones de pesos de multa por concepto de no descenso, no encontraron oposición. No es que hayan dado un gran partido, o que salieran a rompérsela en el campo para no perder, es que simplemente, Puebla no quiso jugar.

La Franja fue en esta jornada, el Yildirim del fútbol y Atlas, un Canelo que no tuvo que despeinarse para ganar, con tirar unos cuantos golpes bastaba. Tan apático fue el plantel camotero, que surgen todo tipo de especulaciones en redes, en torno a que el partido estuvo arreglado para que los de Jalisco sumaran tres puntos que literalmente, valen millones.

Si no hubo arreglo, entonces qué hubo. Es que acaso a todos los jugadores se les borró la memoria y olvidaron cómo jugar. O tal vez, ya tiraron en saco roto, la premisa de Larcamón de no creerse los halagos porque aún no han ganado nada. Ninguna de las dos teorías es menos preocupante que las otras, para la afición camotera. Y es que, si de algo están hartos los poblanos blanquiazules, es de decepciones. De equipos que prometen y luego se caen como muñecos de nieve al sol.

Vamos a confiar en que el plantel solo tuvo una mala noche y nada más. Larcamón deberá mostrar ahora, su perfil de entrenador reparador. Hasta ahora todo había caminado bien, pero ahora deberá reparar todo lo que se descompuso este viernes, en la derrota más fría de su etapa.

Luis Tamariz