En transporte, ya ni Uber garantiza la seguridad

20 agosto, 2019

Foto: EspecialCompartir Foto: Especial

Estado de México, México

El pasado fin de semana, a través de redes sociales dos usuarias de Uber denunciaron que fueron víctimas de presuntos abusos por parte de chóferes de esta plataforma, la cual se ha posicionado por la seguridad que ofrece.

El primer caso sucedió el sábado pasado. Brenda, una mujer que llegó a la Terminal del Norte de la Ciudad de México, solicitó una unidad de Uber para ir a Polanco, sin embargo, el conductor la secuestró y la llevaba rumbo a Ecatepec, cuando decidió aventarse de la unidad para salvarse.

El segundo sucedió el domingo, en Toluca. Una mujer fue víctima de acoso sexual por parte del operador de la unidad, quien, según la usuaria, el chofer quería enseñarle el pene.

Esta aplicación ofrece seguridad por tener la información de sus socios, sin embargo de poco sirvió para frenar a este par de sujetos de comportarse como lo hicieron. Incluso, la plataforma ofrece compartir la ruta de viaje con otras personas, de inicio a fin. Así lo hizo Brenda, pero el chofer le quitó el celular y lo aventó a la calle para evitar ser ubicada.

A pesar de esto, lo choferes de la plataforma afirman que es más seguro que tomar un taxi. “La plataforma es apta, el usuario y no hay manera de desconfiar en el socio conductor. Si llegara a pasar puede reportar la unidad y al compañero conductor pueden darle de baja su cuenta”, señala Jonathan, que trabaja de esta manera.

Pero Uber nunca pierde. El sistema señala que la empresa no se hace responsable de las acciones que emprendan sus socios, incluye cuando se vean involucrados en sucesos que dañen la integridad física de los usuarios, como “el lucro cesante, la pérdida de datos, la lesión personal o el daño a la propiedad”.

Según datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, en 2018, el 90.3 por ciento de las mujeres que habitan el Estado de México aseguraron sentirse inseguras en el transporte público.

El estudio también indica que cuatro de cada 10 delitos en contra de ellas ocurrieron a bordo del transporte público o en la calle, siendo el robo o el asalto los principales ilícitos. La encuesta arroja que el daño económico es la principal secuela que los delincuentes dejan en las mujeres seguido del emocional, físico y laboral.

Miguel García Conejo