ENTRETENIMIENTO

Embarazo geriátrico, después de los 35 años

Puebla, México Algunos estudios afirman que un embarazo después de los 35 años es más complicado, puesto…

Puebla, México

Algunos estudios afirman que un embarazo después de los 35 años es más complicado, puesto que la fertilidad de las mujeres disminuye con la edad, y alcanza una especie de punto crítico. Hace tiempo se le daba un término que ahora se encuentra en desuso y es el llamado “embarazo geriátrico”.

Los especialistas comentan que a partir de los 35 años los riesgos se vuelven más significativos tanto para la madre como para el bebé. Entre los más notables destacan:

Mayor probabilidad de sufrir abortos espontáneos. Mayores riesgos genéticos para el bebé, como la adquisición de síndrome de Down u otros males genéticos

Hipertensión gestacional, un incremento en la presión arterial de la madre. Diabetes gestacional, el riesgo de que la madre desarrolle diabetes durante la gestación.

Además, el nacimiento prematuro y por cesárea son otras potenciales complicaciones.

Para prevenir alguna de estas afecciones, los especialistas proponen a las embarazadas mayores de 35 realizarse una prueba temprana de glucosa, para evadir la diabetes gestacional. Mientras que, para prevenir la hipertensión gestacional, se deben controlar durante todo el embarazo los niveles de proteína en la orina de la embarazada.

El embarazo después de los 35 años es un asunto muy serio que debe ser tratado de forma adecuada por los futuros padres.

La fertilidad de la mujer disminuye progresivamente con la edad y, de forma más llamativa, a partir de los 35 años. A los 40 años, la probabilidad mensual de embarazo es de 8% y a los 42, menor de 5%. A partir de los 42 años la recomendación es recurrir a óvulos de donante, ya que el embarazo natural es improbable y riesgoso.

Para cuando la mujer alcanza los 45 años, es recomendable hacer un reconocimiento médico exhaustivo previo a una técnica de reproducción asistida para valorar si el embarazo puede tener un efecto contraproducente para su salud.

No quiere decir que hay una “fecha límite”, o que, si tienes más de 35 años, debes olvidar para siempre el embarazo, sino que los riesgos aumentan, y la necesidad por precaución y prevención se vuelven más importantes. Debes considerar muchos factores y tomar una decisión informada.

Con información de www.bioguia.com

Rocío Barrios