El sueño de todo poeta

5 julio, 2019

Fotografía: Casa Profética Compartir Fotografía: Casa Profética

Puebla, Puebla

En el centro de Puebla se encuentra ubicada una casa del siglo XVI bastante peculiar donde es posible ir por un café, leer un buen libro y después tomar un mezcalito.

Estamos hablando de una casa de lectura que lleva muchos años existiendo y también funciona como biblioteca, librería, cafetería y bar. Durante el virreinato esta casa fue parte de la iglesia, la cual destinaba la renta de este lugar a la formación de los niños cantores. Cuando se publicó la ley Lerdo, esta casa fue expropiada y pasó a manos de José María García Bolaños, teniendo varios dueños a lo largo de los años.

A partir de los años cincuenta existían rumores sobre la existencia de un tesoro dentro de la casa haciendo que muchos pobladores removieran sus muros, pisos y cimientos, entresuelos, vigas y tejado en busca del mismo ocasionando desperfectos en la casa. Varios años con la finalidad de detener la destrucción, Ramón Pablo Loreto reveló que el tesoro se trataba de la misma casa.

En el año 2001 comenzó la reconstrucción de la casa gracias a la donación de los señores Elías y Nicanor M. Escalera, convirtiéndose en la casa de lectura que conocemos. Posteriormente se convertiría en una cafetería con un menú creado por el chef Fernando Hernández con una selección de comida mexicana que incluye enchiladas, huevos, molletes y chilaquiles.

Por la tarde el menú cambia ofreciendo pizza, ensaladas, postres, tortas, sopas; además de cerveza, café y mezcal. Definitivamente un lugar ideal para una primera cita.

Con información de Casa Profética

Dulce F. Vergara