El puente enterrado

27 junio, 2019

Fotografía: TwipuCompartir Fotografía: Twipu

Puebla, Puebla.

Se han encontrado millón y medio de cosas debajo de la tierra, desde fósiles de animales inexplicables, hasta ollas de nuestros antepasados.

En Puebla se cuentan muchas historias, leyendas y mitos, pero, dentro de ellos hay narraciones que se vuelven realidad al pisar suelo del primer cuadro de la ciudad, una ciudad que por herencia carga el gran peso de una colonización inminente.

Hablamos del famoso puente de bubas, un puente que existía para conectar lo que hoy conocemos como la calle Juan de Palafox y Mendoza y cruzaba el Blvd 5 de mayo; si nos lees y no conoces la ciudad, este Bulevar es arteria importante y característico de Puebla para llevarte a cualquier lugar que decidas explorar. Bueno, pues esta arteria la cruzaba un puente llamado “Bubas”.

Comenzaré por explicarte por qué el famoso nombre, pues no es más que una enfermedad, así se le conocía a la sífilis en la época de la corona y el puente toma este nombre al estar cerca de un hospital donde se trataba en ese entonces conocido “Humor Gálico”.

Pasaron los años y el río San Francisco fue secándose y por recibir los desechos de la ciudad era putrefacto lo que corría por la escasa corriente que aún y con mucha pobreza mantenía. Así que el gobierno decide entubarlo, pero lo que es fascinante, es que no perdió lo histórico ya que las ordenes fueron “embovedarlo” pero no destruirlo, así que en el 2014 es recatado para tomarlo como punto turístico clave.

Ahora puedes visitarlo y sentir las vibras históricas al caminar por este lugar y revivir la historia de manera más personal y entrañable.

Mauricio Cervantes