El Gallito, representativo de Puebla.

8 mayo, 2019

Fotografía: poblanos.comCompartir Fotografía: poblanos.com

Alejándonos un poco del zócalo de Puebla, pero no del primer cuadro de la ciudad, a penas a unas cuadras del bello palacio municipal siguiendo por la calle Reforma esquina con la 11 norte, encontramos un reloj muy singular, que siempre se le ve lleno de gente, y no precisamente por visitarlo o saber más de él, sino porque se volvió punto de reunión de muchas personas por estar en punto de muy fácil acceso.

Sí, nos referimos a El Gallito más de uno nos hemos quedado de ver en este monumento para no “hacernos pelotas” dando más explicaciones a alguien que probablemente no sabe andar en la ciudad o sencillamente no es de aquí.

Para unos solo un reloj que a veces no funciona, pero que da buena pinta a un parque de renombre en la ciudad como lo es El Paseo Bravo, que la les hablaremos más de el en próximas ediciones.

Revestido por la moda francesa de la década de 1920, en la parte más llamativa remata un reloj diseñado por Constant Girard-Perregaux que tiene su histórico inicio como empresa relojera en el año 1860 y que uno de sus creaciones adornan este monumento, cabe decir que hasta la fecha se le da mantenimiento para que cumpla su fin desde hace años, dar la hora a los poblanos que pasean por las calles.

Para quien aún se pregunte por qué en la parte superior tiene un “Gallito”, no es como el cucú del reloj, sino un símbolo que representa a la ciudadanía gala, pues el monumento fue un regalo de los franceses a los mexicanos por su primer centenario de la independencia. Por ello en la cara frontal de la torre se lee “A la ciudad de Puebla, la colonia francesa residente en la misma en conmemoración del centenario de la consumación de la independencia mexicana 27 de septiembre de 1921”

Mauricio Cervantes