El Clásico da y quita

14 marzo, 2021

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

Es sabido por todos. El Clásico Nacional no es un partido más, por mucho que algunos entrenadores lo quieran minimizar para quitar presión, no son solo tres puntos, es mucho más. El clásico da y quita.

Y es que este juego, en donde los dos equipos más populares de nuestro país se enfrentan, es precisamente eso, presión, nervios y compromiso. Un jugador o un entrenador que teme a la presión de enfrentar al acérrimo rival, no está listo para disputarlo.

El aficionado a ambos equipos puede perdonar muchas cosas, pero no perder con el peor enemigo, porque supone para ellos, fuera de la cancha y los estadios, burlas, humillación y deudas por pagar. El clásico no son solo tres puntos, es un compromiso con la afición para defenderlos y respaldarlos en su gran pasión. Pero dentro de la cancha, también va mas allá de solo sumar puntos. Jugadores y técnicos se consolidan y se vuelven figuras en esos partidos. Para muestra un botón, el ‘Chicote’ Calderón. Pero si algo sale mal, puede ser su caída al abismo.

La Liguilla pasada este jugador del rebaño se comió el clásico. Con tres golazos de antología se volvió ídolo, eliminó a las Águilas, pero, además, humilló al americanismo y le dio a su afición argumentos para respaldar su afición.

Hoy Calderón no existe en el panorama Chiva, luego de una baja de juego y sólo un clásico, podría revivirlo. Los entrenadores también jugarán su partido. Solari llega con mucha calma. Su equipo pelea liderato y es protagonista, pero una humillación ante Chivas, como la de la Liguilla pasada, podría cambiar el ambiente en el vestidor y ponerlo a trabajar en medio de críticas y burlas.

Por el contrario, Vucetich, llega medio arrastrando la cobija. Su equipo no anda y no termina de levantar. Son el lugar 10 con 12 puntos, mientras que América es sub líder con 10 puntos más. Pero pese a todo esto, una victoria contundente esta noche, podría ser el trampolín que necesitan. Le daría toda la calma y el respaldo para seguir trabajando sin preocuparse por su futuro. En cambio, una derrota, puede desatar una ola de críticas que lleven a medios y aficionados a pedir su cabeza.

Esto es el clásico y esta noche tenemos uno. A las 8 en Guadalajara, las chivas reciben en su casa, a su enemigo público número uno.

Luis Tamariz