El alboroto por la Liga de Desarrollo

15 abril, 2020

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

El golpe que los dueños de clubes de Primera División le han dado a los del ascenso ha sido cruel y contundente, desaparecer el formato de ascenso y descenso y convertir a los equipos de la Liga de Plata, en una liga de fogueo para futbolistas menores de 23 años.

Pero por qué tanto alboroto, si la idea de tener un semillero de futbolistas no suena nada mal. Simple, porque deberían ser dos cosas diferentes.

El fútbol mexicano se ha metido en un circulo vicioso del que no puede salir y para hacerlo, taparan un hoyo destapando otro.

Los técnicos de la Primera División, por tradición en nuestro país, no les dan oportunidad a los jóvenes, prefieren utilizar extranjeros por muy malos que sean, antes que ‘arriesgarse’ con jóvenes. Al final, es solo una idea absurda, pues muchos de esos extranjeros que llegan, no tienen más calidad que estos jóvenes, lo que crea un vacío de oportunidades. No es raro ver casos como el de Santiago Ormeño, el delantero del Puebla que se ha convertido en la figura de la eLiga MX, pero que, en la cancha a sus 26 años, sigue esperando una oportunidad.

Jugadores crecen y desaparecen sin recibir oportunidades. Para contrarrestar eso, es que buscan crear una Liga de Desarrollo. Buena idea, pero, no si es a costa de desaparecer una liga que tenia otro objetivo.

El ascenso fue pensado para darle la oportunidad a ciudades y estados, de aspirar a tener un día un equipo en la máxima categoría. Estados, directivos y empresarios locales, invierten, para que aficionados asistan y compren boletos, playeras y souvenirs, todo con una única intención, ver ganar a su equipo soñando, que un día lograran el ascenso y jugaran en la misma liga que América, Chivas o Pumas. Qué sentido tendría irle a un equipo que nunca aspirará a jugar en el torneo importante. Es como estar en un elevador que no sube.

Quitar el ascenso, es dejar a muchos estados de nuestro país sin la posibilidad de un equipo de primera división. Es hacer que el fútbol mexicano sea regional y no nacional. Para quitar el ascenso, entonces debería crearse una Primera División al estilo de la NFL, que involucre a todo un país.

A la Liga MX sí le urge un escenario para los menores de 23 años, pero no sacrificando a los estados que añoran fútbol de primera.

Si es así, la Liga MX debería cambiar su nombre a ‘Liga Regional MX‘, o ‘Liga Casi MX‘.

Luis Tamariz