Días santos son para reflexionar: Diócesis de Zacatecas

18 abril, 2019

Compartir

El jueves, viernes y sábado santo, representan, para los cristianos, la celebración más grande de su fe, pues, encarnan la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo; pese a que su festejo yace aún arraigado entre quienes profesan la religión católica, es necesario recordar y rescatar el verdadero significado de estos días de asueto, pues, constituyen, la raíz de la fe católica, expuso José Manuel Félix Chacón, vocero de la Diócesis de Zacatecas.

Durante estos días, conocidos como el Triduo Pascual, cuyo festejo se extiende por todo el mundo, diversas actividades alusivas a la fecha, se realizan, además de las misas ordinarias: la visita a los siete templos, el rosario de pésame, los viacrucis, la procesión del silencio y la misa del Domingo de Resurrección, son algunas de las manifestaciones a través de las cuales, los católicos, refrendan y recuerdan su fe.

 “¿Qué es el Triduo Pascual? Es vivir la Pasión, la muerte y la resurrección del señor, hoy hay celebraciones muy significativas, en todo el mundo, se celebra por la mañana, la misa Crismal, donde se bendicen los Santos Óleos, que se van a utilizar durante el año para las celebraciones de los bautismos, de la confirmación, de la unción de los enfermos y del orden sacerdotal”

Al mediodía del jueves, la Cuaresma termina y, por la tarde se da inicio al Triduo Pascual, que empieza con la celebración de la Cena del Señor, momento en el que se recuerda a la última cena de Jesucristo y en el que se le reconoce como sumo sacerdote. Durante el jueves, se acostumbra, además, por parte de los fieles, realizar visitas a siete templos, costumbre que, resaltó, aún permanece muy arraigada en Zacatecas.

“La tradición dice, que es recordar aquellos siete momentos durante la pasión que llevaban a Jesús de Herodes a Pilato, cuando lo iban a sentenciar, lo llevan de un lugar a otro, y, para nosotros, bueno, visitar los templos es recordar ése camino de Jesús”

El viernes, recordó, Jesucristo es crucificado, momento que es recreado por los creyentes a través de viacrucis por la mañana, mientras, que, por la tarde, con la Procesión del Silencio, se representa el luto por su fallecimiento. Lo importante de estos días, dijo, es reflexionar respecto a la pasión de Cristo y su significado para el mundo cristiano.

“Es no perder el sentido de lo que significa, no es una obra de teatro, no, es recordar a Jesús en ese camino de cruz y, por la tarde, viene la celebración más importante del viernes, es la celebración de la adoración a la cruz, Jesús, ha muerto, en la celebración, vamos a leer la lectura de la pasión, vamos a recordar esos momentos”

El sábado, acorde a las escrituras, Cristo murió, por lo que, para los creyentes, representa un día de meditación, de silencio, de luto. Ése día, en diferentes horarios y, a lo largo del día, en las parroquias se lleva a cabo el rosario del Pésame, momento que marca el preludio al festejo que se realiza el domingo de Resurrección, tras el retorno y ascenso de Cristo, que marca el inicio de las Pascuas, que se prolongan por 50 días hasta la fiesta del Pentecostés.

Durante estos días, las iglesias y los sacerdotes, lucen colores litúrgicos morados, en señal al luto, indumentaria que se cambiará a partir del domingo, tras la resurrección.

“Jesús está en el sepulcro ya, el sábado, el sábado, debería de ser un día de silencio, totalmente de silencio, porque está Jesús en el sepulcro y recordamos y meditamos a Jesús porque está ahí, en el sepulcro”