Desabasto de agua en hoteles del Centro Histórico.

18 abril, 2019

Compartir

Al menos 20 Hoteles del Centro Histórico comenzaron a sentir los estragos del desabasto de agua potable en la ciudad, derivado de la llegada de los turistas y la pocas pipas que tiene la JIAPAZ, por lo que deben comprar el vital líquido a algunas empresas.

A decir del presidente del sector, Raúl Muñoz del Cojo, esta situación se presenta cada año, pese a los esfuerzos de la JIAPAZ.  

 “La situación no es nueva, esto es recurrente de todos los años. Desafortunadamente para los zacatecanos no es un problema exclusivo de los hoteles, la situación del agua es complicada (…) Entonces, tenemos que buscar la solución por nuestra parte, justamente ayer algunos hoteles estaban buscando gente que les fuera llevar una pipa, fuera de las que son dela Junta de Agua Potable”, dijo Raúl Muñoz del Cojo, presidente de hoteleros.

Antes de comenzar el festival, la JIAPAZ anunció que se incrementaría el tiempo de suministros de 30 a 40 horas por tandeo; ante la falta de agua, este miércoles emitió un comunicado, en el que informó que se reforzaría el suministro con pipas de 10 mil y 20 litros.

No obstante, las medidas no son suficientes y el temor es que los hoteleros se queden sin agua el siguiente fin de semana, al ser el de mayor afluencia de turistas históricamente.

“No pueden estar los hoteles, o sea, es algo que de verdad no puede pasar, pero obviamente cuando se empieza a bajar la cisterna es foco rojo para la gente de mantenimiento y para los mismos gerentes de los hoteles, previo a que eso pase y más o menos uno conoce su cisterna y de las instalaciones del hotel, pues ya uno va calculando cuando es necesario contactar a una pipa para que surta agua en el hotel”, mencionó.

Por su parte, el presidente de la capital, Ulises Mejía Haro, dijo que se hicieron todos los esfuerzos posibles para evitar esta situación, previo al Festival, por lo que la coordinación seguirá, aunque con limitaciones para que ingresen las pipas, en las calles recién intervenidas.  

 “No pueden entrar por parte de las obras recién construidas porque aún no han sido entregadas formalmente y estas obras necesitan tener por lo menos dos semanas para que pueda fraguar bien el adoquín y no hacer esos desprendimientos y cometer los errores de otras administraciones”.