Cultivando albahaca

19 agosto, 2020

Fotografía: farmers salmanac Compartir Fotografía: farmers salmanac

Puebla, México

En estos días muchos han buscado diferentes actividades entre ellas cosechar algunas verduras, vegetales o hierbas de olor para tener a la mano en casa.

Una de las favoritas para sembrar es la albahaca, pero cuales son los puntos que se deben tomar en cuenta para que se den.

La albahaca es una hierba anual fragante, deliciosa y de clima cálido que tiene un hogar en casi todos los jardines de verano. Ya sea que esté buscando alimentar su adicción al pesto, disfrutar de una ensalada caprese con sus tomates cultivados en casa, o simplemente quiera darle un empujón a su legendaria salsa para pasta, la versatilidad de la albahaca la convierte en una hierba básica.

A esta planta no le gusta el frío y son sensibles a las caídas de temperatura. Se requiere un suelo bien drenado para florecer. Use una maceta con muchos orificios de drenaje. Si su maceta favorita no tiene agujeros en la parte inferior, perfore algunos si es posible.

Si bien a la albahaca le gusta la tierra bien drenada, también debe mantenerse húmeda. Mantener una humedad constante sin encharcarlos puede ser una línea muy fina. El exceso de agua puede hacer que los tallos se enmohecen y se pudran, lo que atrofia el crecimiento de la albahaca. Riega tus plantas profundamente una vez a la semana.

A las plantas de albahaca les gusta mucho sol. Coloque sus plantas en un lugar agradable y soleado donde puedan recibir de seis a ocho horas de sol al día, lejos de los vientos fríos.

Si nota que comienzan a formarse botones florales en su planta madura, definitivamente es hora de podar. De lo contrario, la planta dedicará su energía a producir semillas, en lugar de más de su delicioso follaje. Además, la floración cambia el sabor de la albahaca.

¡Ahora si a preparar diferentes recetas!

Con información de farmers salmanac

Rocío Barrios.