ENTRETENIMIENTO

Cuidado si vas a nadar a una alberca

Puebla, Puebla. Hay personas que cuando se meten a nadar en una piscina sufre irritaciones en la…

Puebla, Puebla.

Hay personas que cuando se meten a nadar en una piscina sufre irritaciones en la piel y temen ser alérgicos a algún producto, en especial al cloro.

Es importante poner atención ante los efectos que se puedan presentar cuando estés en contacto con el agua y no necesariamente tiene que ser alergia. Los casos de irritación en los ojos o en la piel por culpa del agua de las piscinas son muy habituales. Es importante acudir al especialista para saber que está pasando y de esta manera evitar complicaciones.

Normalmente en temporada de calor y en vacaciones aumenta el reporte de personas que sufren de irritación en ojos y piel. Muchos acuden, especialmente con niños, pensando que han desarrollado una alergia a los productos químicos de la piscina.

No siempre es alergia, el problema es especialmente significativo en los casos de personas que nacen con algún tipo de piel de carácter especial, como pueden ser con dermatitis atópica, piel psoriática, con piel reactiva o piel delicada.

La principal reacción de esta irritación es el eccema. La piel se enrojece, se escama y pica.

En la piscina, para evitar la proliferación de hongos y bacterias que podrían provocar infecciones, se utilizan jabón y cloro para desinfectar el agua.

Estos productos son irritantes en mayor o menor medida. Depende de tres factores:

  1. La cantidad de producto.
  2. El tiempo que estás en contacto.
  3. La propia sensibilidad de la piel.

Si hay intención de estar mucho rato en la piscina, lo primero que hay que hacer es protegerse con cremas o aceites.

Si no se ha podido evitar, el tratamiento clásico para los eccemas son las cremas con corticoides: anti-inflamatorios que aplicados por vía externa ayudan a reducir la irritación. Te lo debe prescribir un médico, no lo apliques por tu cuenta.

Con información de: Saber vivir

Rocío Barrios