Ignorar llanto del bebé para que aprenda a dormir aumenta sus niveles de estrés

5 diciembre, 2019

Foto:Ignorar llanto del bebé para que aprenda a dormir aumenta sus niveles de estrés. (Getty Images)Compartir Foto:Ignorar llanto del bebé para que aprenda a dormir aumenta sus niveles de estrés. (Getty Images)

CDMX, México.

Los bebés pueden angustiarse durante los largos períodos de llanto y eso provoca un aumento de los niveles de la hormona del estrés

Investigaciones recientes afirman que ignorar el llanto del bebé para que aprenda a dormir puede resultar una mala idea, ya que le puede provocar un aumento de los niveles de la hormona del estrés.

Libros promueven una serie de ideas, como el método conocido en inglés como “cry it out”, que consiste en poner al bebé en la cama e ignorar su llanto.

Una versión modificada de esto, conocida como “llanto controlado”, recomienda a los padres ignorar el llanto del bebé por un tiempo determinado, antes de responder a su llamado brevemente para calmarlo, e ir extendiendo gradualmente el tiempo que pasa hasta responder al llanto.

La idea es que los niños se darán cuenta finalmente que nadie vendrá y se dormirán.

Sin embargo, hay dos problemas con ambas variantes de entrenamiento del sueño.

Los bebés pueden angustiarse durante los largos períodos de llanto y eso provoca un aumento de los niveles de la hormona del estrés.

Ignorar llanto del bebé para que aprenda a dormir aumenta sus niveles de estrés. (Getty Images)

Además, no responder a los llantos del bebé va en contra de todo lo que sabemos sobre la construcción de relaciones de apego positivas.

Los bebés que aprenden que alguien responderá a sus necesidades, de forma apropiada y amorosa, generalmente obtienen mejores resultados sociales, emocionales y educativos.

Otras investigaciones sugieren que estas técnicas pueden funcionar solo temporalmente o solo para algunos bebés.

Un estudio que siguió a madres que implementaron los consejos de entrenamiento para dormir de los libros descubrió que estos solo funcionaron para cerca del 20% de los bebés.

La mayoría tuvo problemas para seguir las instrucciones o estas no tuvieron impacto y quedaron sintiéndose frustrados e incluso, como un fracaso.

Una de las razones por las que el entrenamiento para dormir puede no funcionar es porque despertarse por la noche es -desde el punto de vista del desarrollo- normal para la mayoría de los bebés durante el primer año de vida.

Incluso los adultos tienen a veces dificultad para dormir por la noche y muchos se quejan de insomnio.

Pero, a diferencia de los bebés, los adultos pueden resolver sus propias necesidades.

Si nos despertamos, podemos ir a buscar un vaso de algo para tomar, taparnos o racionalizar nuestros pensamientos.

Por otro lado, es posible que algunos padres reciban recomendaciones confusas, ya que los titulares de las investigaciones no suelen pintar el panorama completo.

Un ensayo aleatorizó a un grupo de madres que sentía que su bebé tenía problemas para dormir. Unas emplearon las técnicas para entrenarlo a dormir y otras los “cuidados habituales”.

Aquellas en el grupo de entrenamiento del sueño reportaron mejor salud mental y menos problemas para dormir durante un año.

Pero a esas madres también se les enseñó sobre el sueño normal de un niño y se les dio la oportunidad de conversar con una enfermera sobre sus preocupaciones e ideas para cuidarse a sí mismas.

Al final del ensayo, las madres reportaron que “tener alguien con quien hablar” fue lo más útil.

¿Cómo lograr que el bebé duerma?

Hay formas menos severas de ayudar a que tu bebé duerma que no implican escucharlo llorar. Y la buena noticia es que pueden ser igual de efectivas y menos estresantes para todos.

Ignorar llanto del bebé para que aprenda a dormir aumenta sus niveles de estrés. (Getty Images)

Primero, entender las necesidades de sueño y los ritmos circadianos del bebé pueden contribuir en gran medida a optimizar el sueño.

Hay dos mecanismos reguladores del sueño en el cuerpo humano. El primero es el ritmo circadiano o reloj biológico. Este se regula por la exposición a la luz, el ruido y las actividades que ocurren en momentos exactos del día.

Estar afuera durante el día y oscurecer la habitación una o dos horas antes de llevar al bebé a la cama pueden ser de gran ayuda.

Algunos padres creen que les ayuda seguir una rutina predecible que marca que se acerca la hora de dormir, por ejemplo, darle un baño, cambiarlo, contarle una historia o cantarle una canción.

El segundo mecanismo regulador es algo conocido como “presión homeostática del sueño”. El deseo de dormir (cuando tus ojos empiezan a cerrarse) se construye durante las horas de vigilia.

Cuanto más jóvenes somos, podemos estar menos tiempo despiertos. Por eso, entender cómo ayudar a los bebés a dormirsiestas regulares para evitar que se sientan agotados, hace una gran diferencia.

Esto es más fácil de lograr cuando se aprende a reconocer cuando tiene sueño, quiere comer u otras señales. Entender esto ayuda a los padres a notar cuándo su bebé está listo para dormir, antes de que esté cansado y frustrado.

También ayuda a profundizar el vínculo entre padres e hijo.

Entender con precisión que el bebé necesita de más acción, de un tiempo más tranquilo, de comida, abrazos o sueño hace que los padres estén en mayor sintonía con ellos.

Finalmente, bajar el estrés de los padres puede contribuir mucho cuando se trata del sueño. Cuanto más nos preocupamos por el sueño, peor se vuelve.

Con información de BBC

KAH

Fuente: Televisa News