NOTICIAS

CHUY FUE DADO DE ALTA

Aguascalientes, México. En ningún momento se le borró la sonrisa, en ningún momento se dijo a sí…

Aguascalientes, México.

En ningún momento se le borró la sonrisa, en ningún momento se dijo a sí mismo no se va a poder, en ningún momento se rindió. Su familia y amigos estuvieron siempre con él. Este jueves Chuy Hernández abandonó el Hospital Hidalgo luego de haber sido sometido a una cirugía preservadora de extremidad como parte de su lucha contra el cáncer en los huesos.

De esta forma es como Daniel Ochoa, su cirujano oncólogo se refiere al gran esfuerzo que desde hace varios meses emprendió la familia de Chuy, desde que lo buscaron para evitar a como diera lugar, una amputación, tal y como le habían sugerido otros médicos.

El osteosarcoma o cáncer en los huesos de su rodilla izquierda no fue impedimento para conservar la fe. Zulema, su mamá, reiteró lo orgullosa que se siente de su hijo.

Fue muy complicado conseguir el recurso suficiente para pagar por la prótesis y los gastos de la cirugía y hospitalización, sin embargo las buenas voluntades llegaron y siguen llegando poco a poco.

Cuatro días en el hospital Hidalgo no se comparan a los 22 que estuvo en otro de Zapopan, esta vez la confianza en que todo saldría bien brindó a esta familia la tranquilidad para hacerle frente a este mal.

La buena noticia llegó el pasado lunes al término de la operación. Zulema desde luego, se dice agradecida con el equipo médico que salvó la pierna de Chuy.

Hoy un celebramos un milagro y Chuy se dice dispuesto, con el optimismo de siempre, a echarle todavía más ganas a su recuperación, agradecido con todos quienes han cooperado y han estado al pendiente de su salud.

Como madre, Zulema se dice comprometida a cuidar la nutrición de su hijo, estar pendiente de las citas y de la rehabilitación. Agradecida con sus padres, hermanos, amigas y ciudadanía por nunca soltarla y estar con ella en tan difíciles momentos. Hoy los rostros son otros, hay sonrisas, satisfacción y agradecimiento.

Chuy queda en vigilancia, tendrá citas periódicas con su médico e incluso habrá más quimioterapias para asegurarse que no queden células cancerosas. Poco a poco deberá darle movilidad a su pierna y seguir los cuidados para que en 3 o 4 meses todo esté al 100.

Así se vence el cáncer, con optimismo, con el cariño y apoyo de los seres queridos, con sensibilidad, equipo médico y fortaleza. Bien hecho Chuy, vaya fuerza de voluntad y ganas de vivir.

Mauricio Lugo