Checo y Ocon, huele a peligro en Italia

16 abril, 2021

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

Otra vez la vieja rivalidad. Hoy faltaban 22 minutos para terminar la primera sesión de entrenamientos en Imola, cuando un choque detuvo la práctica con bandera roja. El mexicano Sergio Pérez y el francés Esteban Ocon, hicieron contacto y quedaron fuera por los daños en los autos.

Esto podría parecer algo de rutina. Son carreras de autos y es la Fórmula 1, sin embargo, estos dos nombres ya tiene una historia de rivalidad y desquites. Parece un capitulo más, ahora en 2021.

En 2017, durante el gran premio de Bakú, Checo hacía una gran carrera y estaba encaminado a conseguir pódium cuando Ocon, su coequipero, le chocó dejándolo fuera. Al terminó de la carrera, el mexicano no se quedó callado y evidenció a su compañero como el responsable del desastre.

El incidente no pasó desapercibido y se interpretó como una clara venganza, luego de que en el GP de Canadá, fuera Pérez el que se negara a darle el paso a Ocon, que venía con mayor ritmo y mejores neumáticos. En aquel momento y pese a las indicaciones de su escudería, lejos de ayudarlo, el mexicano opuso resistencia y se negó a bajar la guardia para beneficio del equipo. El resultado fue una vez más vergonzoso, pues fue Vettel quien aprovechó el pique de estos compañeros de equipo, para rebasarlos a ambos y sacar ventaja.

A pesar de lo absurdo e infantil de estás dos anécdotas, la historia se repitió con peores consecuencias. En Bélgica, Sergio se encontró con su compañero de equipo saliendo de boxes, para enfrascarse en un nuevo duelo. El piloto mexicano le cerró el hueco a Esteban hasta impactarlo con el muro. El francés perdió el alerón delantero y el mexicano la llanta trasera derecha. En la zona de medios, fue ahora Ocon el que evidenció a su amigo rival, de poner incluso su vida en riesgo.

La historia terminó con la separación de esta dupla, que lejos de sumar, le quitaba en cada premio, a su propia escudería.

Ojalá lo de este viernes haya sido realmente un accidente casual, porque si los niños vuelven a hacer berrinche en la pista este fin de semana, el más perjudicado será Pérez. El mexicano ya no está en Force India, ahora pertenece a una escudería de élite, y su mentalidad tiene que ser la de un líder ganador y no la del niño enojado que trae pique con su compañerito de salón.

Luis Tamariz