NOTICIAS

Carencias en hospitales, sentencia de muerte para niños con cáncer

Oaxaca, México Desde el 2015, año en que el Hospital Civil de Oaxaca perdió la acreditación para…

Oaxaca, México

Desde el 2015, año en que el Hospital Civil de Oaxaca perdió la acreditación para tratar a niños con cáncer, los menores se han convertido en solo cifras de mortandad que evidencian el abandono institucional y el calvario de varias familias que en su andar se auspician en organismos o fundaciones que les permiten atender el padecimiento de sus hijos para evitar que se sumen a la estadística a nivel nacional.

Fotografía: Televisa Oaxaca

Tal es el caso de la maestra Graciela Cruz Ramos, madre del pequeño Marvin de diez años que fue diagnosticado con cáncer en los ganglios linfáticos cuando apenas tenía ocho años, dejó su plaza de docente en el nivel de educación preescolar indígena para dedicarse completamente a su hijo y tratar su padecimiento. Por su trabajo Graciela es derechohabiente del ISSSTE, pero esto poco ha servido para ayudar a Marvin, pues la constante es la falta de medicamentos, médicos especialistas y el poco acceso a tratamientos que tienen un costo muy elevado.

Fotografía: Televisa Oaxaca

Una situación similar ocurrió con Norma Natalia Sánchez Ruiz, quien se dio cuenta que su hija mayor padecía leucemia mieloide aguda luego de sufrir un accidente en bicicleta que complicó su estado de salud y tras varios diagnósticos le notificaron el cáncer. Fue canalizada al hospital civil, pero poco se pudo hacer por la falta de médicos especialistas y de inmediato la trasladaron al Hospital de la Niñez Oaxaqueña, el cual actualmente tiene toda la concentración de niños con este padecimiento.

Para los niños y niñas con cáncer es fundamental contar con más espacios que les permitan atender su enfermedad, que las autoridades asuman su responsabilidad y cumplan con todos los requisitos que establece el Gobierno Federal para que se reacredite el área de oncopediatría del Hospital Civil, de lo contrario, el hospital de la niñez oaxaqueña seguirá concentrando la mayor cantidad de menores con este padecimiento.

Ángeles Pereda