Cacho llegó a limpiar el tiradero en Puebla Femenil

15 febrero, 2021

Foto: Club Puebla FemenilCompartir Foto: Club Puebla Femenil

Puebla, México

Al Puebla Femenil le estaba costando mucho trabajo este torneo. Tras cinco jornadas se habían vuelto un cheque al portador con solo tres goles generados por nueve en contra. Acumulando cuatro derrotas y un solo empate, no ganaban ni en las canicas.

El ahora exentrenador, Jorge Gómez, justificó los resultados argumentado que este equipo era formativo y no de resultados. Dos grandes errores. Primero, porque las refuerzos con experiencia y cartel como Dayana Cázares, se les debe exigir, aunque claramente necesitan aún formación. No vienen solo a aprender, sino a sumar y a aportar. Segundo, porque más que un proyecto formativo, parecía todo lo contrario.

Desafortunadamente hay futbolistas (mujeres y hombres por igual) que por más talento que tengan en las piernas para jugar a este deporte, carecen de todo sentido de responsabilidad y eso hace que su talento, sea una bonita envoltura que va a ir a la basura.

El mal paso del equipo no era casualidad, era producto de horas de desorden e indisciplina, los ‘valores’ con los que muchas jugadoras juveniles, se estaban ‘formando’ en este equipo formativo.

El nuevo entrenador, Juan Carlos Cacho, llegó en sustitución de Gómez, para limpiar el tiradero que había. Tuvo que dar de baja a las jugadoras que lejos de reforzar, llegaron a quitar. A corromper a otras futbolistas, con esa absurda y tonta idiosincrasia de que romper las reglas y vivir la fiesta donde se les antoje, es de rebeldes y de líderes. En realidad, son decisiones tontas que dan al traste con la carrera de cualquier persona, en especial de quienes se hace llamar, erróneamente, deportistas.

Hay lugares y momentos para divertirse, los y las futbolistas deben entenderlo igual o más, pues trabajan con el óptimo rendimiento de su cuerpo. Quien no lo entienda, que se dedique a otra cosa. El fútbol femenil esta en un proceso de crecimiento y de ganar credibilidad, y desafortunadamente, hay jugadores que parecen empeñarse en detenerlo.

El Puebla femenil separó a cinco jugadoras por carecer de profesionalismo y disciplina. Ojalá sea un buen precedente para que otras jugadoras se den cuenta que son ellas y nadie más, con su talento y calidad, las que están haciendo crecer al fut femenil, pero también, que son ellas con inmadurez y aires de ‘todas las puedo’, las que pueden echarlo a perder.

En cualquier trabajo, ser profesional significa que estás apto para tomar decisiones en beneficio tuyo, de tu empresa y de tus compañeros. Si no eres capaz de reunir este requisito básico, lo mejor es darte de baja, para dejar de entorpecer el trabajo de los demás.

Cacho debuta este lunes ante Xolos, sin cinco jugadoras, algunas de sus ‘refuerzos estelares’ buscando ganar, para abandonar el vergonzoso sótano que comparte con Necaxa.

Puebla, Femenil