NOTICIAS

BAJA POBLACIÓN DE MIGRANTES EN CAMPAMENTO DE MATAMOROS

Tamaulipas, México De los más de 2 mil migrantes mexicanos y centroamericanos que se resguardaban en el…

Tamaulipas, México

De los más de 2 mil migrantes mexicanos y centroamericanos que se resguardaban en el campamento del río Bravo en Matamoros, sólo quedan alrededor de 600, muchos tienen su cita de solicitud de asilo en el mes de enero del próximo año.

La pandemia detuvo todo tipo de trámite migratorio y la desesperación provocó que cientos de migrantes abandonaran el campamento del río Bravo en Matamoros.

De más de 2 mil que estaban varados en esta ciudad fronteriza, ya sólo restan alrededor de 600.

Muchos retornaron a sus lugares de origen.

 “La pandemia ocasionó que se descontrolara un poquito el Campamento Migrante que había aquí, algunos se fueron con familiares que tienen aquí en la República Mexicana, otros desistieron ya de la solicitud de asilo, otros decidieron irse a su lugar se origen y otros se cruzaron irregularmente a los Estados Unidos. La pandemia fue lo que ocasiono que se dispersaran de esa manera y que les entrara la ansiedad y el estrés colectivo aunado a que las cortes están suspendidas. Muchas personas también se salieron del campamento debido a la pandemia porque se fueron a rentar y son las personas que la asociación les busco trabajo y que tienen una casita de renta y que ya son autosuficientes ya se mantienen solos”, comenta presientan de la Fundación Ayudándolos a Triunfar, Gladys Cañas.

Los migrantes que permanecen en Matamoros, esperan sus citas en la corte para dar seguimiento a su solicitud de asilo político.

“Hay personas que ya tienen su cita de corte en enero, febrero y marzo, entonces ya podemos ver que es hasta el año que viene que van a empezar el proceso de las cortes que esperemos que se abran. Mucha gente tiene un año en el campamento y otras 1 años 3 meses, entonces ya están desesperados, esperemos que pronto se abran las cortes para que ellos puedan darle tramite a sus solicitudes de asilo y no tomen decisiones equivocadas como cruzar el río porque ponen en riesgo sus vidas y la de sus hijos también”.

Muchos de los migrantes centroamericanos tienen más de un año en Matamoros esperando cumplir su sueño americano.