Amor a nuestros muertos, tradición y orgullo de identidad

2 noviembre, 2020

Compartir

Puebla, México.

Si bien es cierto, lo único que todo ser humano tiene seguro es la muerte… En México, honrar la transición a esa vida eterna, se remonta desde lo prehispánico, donde nuestros antepasados se preparaban a lo largo del año, para recordar a los que se nos adelantaron en el camino.

La ofrenda se trata de una cosecha dedicada a los difuntos, la agricultura se preparaba para que en cuanto se recogieran los primeros frutos de la siembra del año, se dedicaran a su memoria, todo un ciclo, pues se creía que al dejar este plano, el cuerpo físico se convertía en abono para las tierras.

Los colores, olores y la comida de este Día de Muertos, no son cualquier cosa, pues aunque durante la conquista, los españoles intentaron terminar con esta tradición, los pueblos indígenas lucharon por preservar esta celebración, que nos da identidad y que perdurará de generación en generación, por los sentimientos que cada familia plasma en los altares dedicados a sus fieles difuntos.

Con información de Rocio Carbente.