Acapulco, del glamour a la inseguridad

20 agosto, 2020

Compartir

Guerrero, México

En el siglo XX Acapulco evocaba glamur y noches infinitas, fue sinónimo de fama internacional, playas y albercas azules, el lugar predilecto de las estrellas de hollywood, con Frank Sinatra, John Wayne, Ava Gardner, los Kennedy, Chavela Vargas y Cantinflas.

Solía ser un sitio glamoroso que atraía a celebridades internacionales. Fue el lugar donde al novelista Gabriel García Márquez se le ocurrió la idea de escribir “Cien años de soledad durante unas vacaciones, en la década de 1960, el sitio donde Bill Clinton llevó a Hillary de luna de miel en 1975.

sin embargo, en las décadas de 1970 y 1980 la infraestructura del puerto se deterioró y surgieron asentamientos en los alrededores de la bahía, lo que desató problemas de desempleo, delincuencia y contaminación.

Hace precisamente una década cayó en una crisis de inseguridad, lo que provocó la caída de más 10 puntos porcentuales en la ocupación hotelera anual, pero la cual se iba superando poco a poco en los últimos años, 2019 mantuvo con una disminución en índices delictivos y este 2020 se registró hasta 40 por ciento menos en homicidios, además todas las cifras turísticas iban en ascendencia.

Acapulco comenzaba a ver la luz al final del túnel, pero llegó la pandemia,
En marzo Acapulco cerró sus puertas al turismo, como todos los destinos del país, como nunca antes visto, los hoteles colocaron vayas, las playas se cerraron, prestadores de servicios turísticos y empleados del sector se quedaron sin ingresos.

La nueva normalidad llegó el 2 de julio, la esperanza revivió con un 30 por ciento de límite de ocupación… con estrictos protocolos, pero con la calidad y calidez de las personas.

Se estima que el impacto de la pandemia en el verano tendrá será de 70 por ciento menos en turismo, en comparación con el año pasado.

Hoy Acapulco se debate nuevamente por la pugna del mercado, después de una polémica campaña promocional, el destino ha alcanzado, dentro de lo permitido, ocupaciones altas y una positiva afluencia de visitantes, un destino que debe adaptarse y reinventarse.

Israel Ricardi