Abre taquería en Roma,Italia

23 julio, 2019

Fotografía: El Heraldo Compartir Fotografía: El Heraldo

Roma,Italia

Lina Jímenez ha logrado traspasar fronteras, abriendo la primer taquería en la Ciudad Eterna. Llevando a sus comensales italianos una honesta propuesta de gastronomía mexicana.

Muchos añoran la comida mexicana estando lejos de la patria, y es que la comida no solamente nos ayuda a recordar, sino también abre la puerta a remembranzas de un momento en el que estamos con familia, amigos o simplemente una vivencia espectacular. Para Lina Jiménez, mexicana que reside desde hace más de 20 años en la capital italiana, iniciar su negocio fue una gran aventura.

Ayudando a su madre en una pequeña fonda en la colonia Roma, en la Ciudad de México, se le hizo lógico dar el salto a crear su propio restaurante, conocido hoy como El Jalapeño, la primera taquería mexicana en un mercado de Italia. Lugar arropado por una tradicional calle romana en Via Aurelia 483.

Cocinera, visionaria y amante de las tradiciones, conoció la nostalgia gracias a su primer negocio, una pizzería en donde por más de 15 años, vio cómo las generaciones iban a ese lugar para recordar el sabor de cuando eran niños.

“Los sabores te recuerdan tu infancia, yo lo veía en mi pizzería, cuando regresaban los chicos ya más grandes y pedían las preparaciones de cuando eran niños. El comer algo, sea un tamal o una tortilla, eso te regresa a los momentos más felices de tu vida”, cuenta Lina.

En sus inicios, la cocinera ayudaba a limpiar frijol, a picar cebolla, desvenar chiles o hacer cualquier cosa necesaria en la cocina. Su formación de interprete y traductora se dio de modo paralelo entre bulliciosas ollas y el aroma a México. Estudió cocina en la escuela de Yuri de Gortari, y más tarde fijo su rumbo a Inglaterra, con la intención de aprender inglés, pero su vida daría un vuelco en Roma.

“Si la pizza es popular, mi comida también lo es, el objetivo es que la gente la conozca, por eso decidí abrir mi taquería en un mercado que se encuentra cerca del metro. Es el primero que se abre en un sitio gastronómico de este tipo, en Italia.

“No me canso de decirle a la gente que nuestra comida es tradicional, que nosotros comemos así, les pido que conozcan lo que somos. Necesitamos darle valor a nuestra comida, que no le pide nada a nadie.”

“En un país como Italia que defiende su gastronomía, aprendí a defender la mía, si no te gusta, pues no vengas, pero yo no la voy a cambiar por ti, así dicen los italianos y ese es el orgullo que yo les admiro.”

“Ellos creen que el pomodoro es de ellos, y no es así, les llegó, pero ellos se la creen. Dicen, esto es de Italia y tienen muy bien puesta su bandera y yo hago lo mismo con la comida mexicana.

“Diario preparó y explicó a los clientes cada platillo, les digo que no confundan el tex-mex con la comida mexicana, hay que hablar de nuestras raíces y como decía mi maestro Edmundo Escamilla: “Quiero hacer país” y ayudar a mi gente; la mejor forma de hacerlo es traer los productos y mostrar su riqueza.” Cuenta Lina con una sonrisa.

Fotografía: El Heraldo

Fuente: María Grajales