NOTICIAS

Construyen viviendas en comunidades mayas

Mérida, Yucatán.-Estudiantes y profesores de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), desarrollan “un modelo de vivienda para…

Mérida, Yucatán.-Estudiantes y profesores de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), desarrollan “un modelo de vivienda para producción social en una comunidad maya”.

Con el paso de los años, se ha perdido el conocimiento y el interés de la construcción de las antiguas, que hoy se conocen como “casas mayas”, actualmente,  habitantes de la comunidad de Yaxunáh, municipio de Yaxcabá, y profesores de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), trabajan en este proyecto, cuyo objetivo, es que a través del diálogo se encuentren soluciones a las necesidades  de hábitat, que permitan a los pobladores del lugar construir sus hogares con modelos adecuados a sus necesidades de confort y seguridad, además de contribuir al cuidado del medio ambiente.

Al respecto, Adrián Contreras Manzanilla, profesor investigador de la Facultad de Arquitectura y responsable de este proyecto, informó, que en la comisaría de Yaxuná existen aproximadamente 640 habitantes, ,ubicada a 25 km al sureste de Chichén Itzá, y resguarda un importante yacimiento arqueológico de la cultura maya.

Explicó, que el proyecto involucra de manera activa a los integrantes de la comunidad, quienes dan a conocer sus principales necesidades, además de la toma de decisiones, para la suma de esfuerzos que conlleven a la construcción de viviendas.

Cabe mencionar, que la vivienda maya tradicional de la península de Yucatán no ha sufrido cambios desde sus orígenes: su forma es curva cerrada, con muros redondeados que la vuelven un espacio acogedor por su forma envolvente; su estructura en madera con cubierta de guano la convierte en uno de los espacios más confortables térmicamente hablando en esta calurosa y húmeda región.

Así lucen las antiguas casas mayas en Yucatán.

El investigador añadió, que actualmente se llevan a cabo dos tipos de construcciones dirigidas por grupos organizados: el primero, llamado “Flor de calabaza”, construye cocinas con un tipo de edificación tradición regional; y el segundo grupo, denominado “Mariposa Nocturna”, se encarga de hacer baños con materiales convencionales.

Con información de Ileana Cruz